Alone in the Bar
Desastre Pop
Redretro
Categorías: Mundo Diverso

La Redretro es un proyecto abierto de arte urbano. Se desarrolla primordialmente a través de sutiles intervenciones de carácter poético y crítico en los sistemas de transporte de ciudades de todo el mundo.

redretro logoLos reponsables del colectivo protagonista de esta entrada, presentan sus actuaciones con las crípticas líneas de más arriba. Hace unos años pude disfrutar, sin saberlo, del genial sentido del humor de esta gente. Volvía del curro en metro y cuando bajé del tren en la estación de Sol, comprobé alucinado que ya no tenía ese nombre. Cerré los ojos con fuerza esperando que la intensidad del pestañeo fuera una variable capaz de influir y alterar la realidad, pero no. El nuevo nombre seguía allí, desafiando mis teorías absurdas sobre párpados que se cierran como almejas machas.

redretroLa estación aquel día, aquellas horas, se llamaba Solo. No supe que era obra de un grupo de chalados metafísicos. La creí ocurrencia individual de algún genio del humor espontáneo y anónimo. Porque sin entrar en la eterna y aburridísima tarea de clasificar lo que es arte y lo que es alta cocina, las obras de la Redretro me parecen estar entre lo más original, ocurrente y sorpresivo que ha dado el humor patrio. Les daría la medalla de oro ex aequo con el Ministro de Industria, Miguel Sebastián, por su frase reciente y desternillante: “la  luz subirá poco más que un café”.

redretroSupongo que a ellos no les hará mucha gracia que me quede en la superficie más obvia de su trabajo. Las “acciones de crítica dadá con la intención de denunciar algunas políticas de gestión del espacio público” me parecen muy loables pero algo limitadas. Más que nada porque los destinatarios de esas críticas disfrutan de impermeabilidad casi perfecta. Son capaces de responder con sonrisa y parloteo absurdo cuando directamente se les llama canallas ineptos. Imagino que el lenguaje de la Redretro les debe sonar tan marciano como cualquier postulado de la ética profesional.

redretroDesde muy pequeño aprendí, para mi desesperación, que una simple palabra era capaz de provocar las risas más estridentes. Resulta que cuando era muy pequeño, si me enfadaba mucho con mis hermanas mayores, las solía llamar “hipódromo”. Me parecía una palabra extraña y feísima que no podía significar nada bueno. Pero ellas se partían de risa nada más pronunciarla. Ahora sé que me provocaban para que hiciera el ridículo. Tras varios intentos fallidos de ofensa, deduje que aquello no llevaba a ningún sitio. Aunque no conseguí comprenderlo hasta años después, cuando supe el significado de la palabra.

redretroEl mismo efecto instantáneo y demoledor que producía “hipódromo” en mis hermanas, lo viví en mis carnes cuando leí “Solo” en el cartel del andén. No pude evitar reírme en voz alta. Una señora a mi lado aceleró el paso para alejarse “del idiota que ríe”. Consciente de que la risa solitaria e inexplicable puede ser muy preocupante según dónde y quién, seguí disfrutando para adentro. Hasta mucho después no supe que la ocurrencia era obra de un grupo organizado. Si les interesa saber más, aquí tienen su página de Flickr, y en el siguiente enlace su canal de Youtube.

redretroEntre las directrices principales de la Redretro, se encuentran las de “no realizar ningún daño permanente, evitar provocar un caos explícito y mantener una perspectiva crítica”. Después de sus actuaciones en el metro madrileño, han intervenido en el de Berlín y México DF. Esta breve entrada no tiene más objetivo que traerles algunas muestras de su trabajo y darles un fuerte aplauso. Mientras hay artistas que necesitan impresionar con un tanque gigantesco para encerrar un tiburón, humoristas que precisan de un larguísimo monólogo para no hacer gracia, y organismos oficiales con subvenciones millonarias para concienciar torpemente al ciudadano sobre cualquier idiotez estéril; la gente de Redretro hace todo eso y mejor, con una “simple” pegatina. Bravo.

Relacionado... de alguna manera:

2 Ocurrencias en “Redretro”

  1. Dolor Dolor dice:

    Lo de Cuatro Cominos me ha encantado, qué suerte tienes de haber visto tú una, claro con lo madrugador que eres…

Deja una ocurrencia