Alone in the Bar
Desastre Pop
Los Golfos
Categorías: Música, Portadas Infames

Otra portada preciosa que sumamos a la lista. Dejando a un lado la pinta de los niños -bastante discreta para lo que vemos por aquí-, lo que más me llama es la frase publicitario-cachonda “disco prohibido en USA”; con su bandera -rara- ahí bien visible. El disco es de 1976 y fue un exitazo. ¿Qué pasa contigo tío? fue la canción de aquel verano y una frase que se puso de moda en todo el país. Supuso la domesticación mainstream de la rumba-pop. Gracias a este disco salió por completo de los ambientes marginales y quinquis entre los que reinaba desde que en 1973 Los Chichos fueran santificados en los altares del radiocasete.

La canción y su letra también sirvieron de exorcismo extraño para una sociedad sorprendida por el fenómeno de la delincuencia juvenil galopante. Estos Golfos no daban tanto miedo como el Jaro. Demostraban además, que unos chiquillos podían cantarle al desparrame, al vicio y la vagancia absoluta, y ser al tiempo la mar de salaos. Un mensaje políticamente muy incorrecto que sin embargo fue asimilado con la mayor de las naturalidades. Curioso. Claro que no hace tanto tuvimos a una cría pequeñaja pregonando que le gustaba pintarse como una puerta y vestir súper sexy, y a todos nos hizo gracia. Ya saben, antes muerta que sencilla. A los niños se les consiente todo. Y así nos va.

 

¡Qué realización tan lisérgica! Los Golfos eran unos hermanos de Cádiz descubiertos por Luis Gómez Escolar. Este señor escribió la letra de muchísimas canciones populares. Como integrante del trío “La Charanga del Tío Honorio” fue el padre del rock rural, otro género typical spanish seguido luego por artistas de diverso pelaje como Fernando Esteso y “La Ramona”, No me pises que llevo Chanclas, Zapato Veloz o El Koala.

Los Golfos tuvieron una vida breve como grupo. Tras el éxito fulminante, Manuel pasó a regentar una tienda de frutos secos en Vallecas. Unos años después reaparecieron más crecidos y refinados con el revolucionario nombre de “Manolo y Jorge”. No es necesario decir que se llamaban así. Manuel “Malou” Sánchez, y Jorge Sánchez. Y ¿por qué me ha dado por escribir sobre estos dos pájaros?, pues porque ahí donde los ven tuvieron su importancia en la inminente movida madrileña. Aunque antes de llegar allí, no me resisto a poner un vídeo de Manolo y Jorge, un dúo adelantado a su época.

No tuvieron mucho éxito. Resulta que el dominio absoluto de Los Pecos no dejaba mucho espacio para que triunfara nadie que se les pareciese remotamente. Estaban en una especie de limbo existencial. Demasiado sofisticados para ser un grupo infantil y demasiado jovencitos, sobre todo Jorge, para contar con un ejército de seguidoras cachondas. Los intérpretes dirigidos a la infancia y juventud primeriza llegarían unos años más tarde.

Manolo y Jorge hicieron el intento de ir a Eurovisión en 1979 con su temazo Ella-a-a; una canción que me fascinaba de pequeño… y de mayor, para qué negarlo. El grupo mega hortera Menudo, del que ya hablaré, hizo una versión-calco de Ella-a-a. Tuvo mucho más éxito que la original. En youtube no hay ningún rastro de la primera y muchos de la copia.

 

¡Qué locura! ¡Qué chilleriza! ¡Fantástico! Lo dicho, que Manolo y Jorge quedaron a las puertas del festival y del éxito. Ir al concurso en aquellos años era un pelotazo asegurado en tu país. Entonces mandábamos a Eurovisión baladones o canciones apoteósicas con mensaje. Ese año la afortunada fue Betty Misiego, la madre del que nos torturó cantando “Pechito con Pechito”.


Lo cierto es que el jurado encargado de seleccionar la canción representante no tuvo mal ojo. Betty Misiego quedó en segundo lugar. Manolo y Jorge no pueden acudir a Jerusalén -sede del festival-, y el dúo desaparece del panorama musical. Aquí es donde comienza la época más interesante de estos músicos, porque en realidad lo eran; aunque sus inicios fueran un tanto prefabricados.

Al pequeño Jorge lo que en realidad le molaba era la percusión. Entró de baterista… mira, será más correcto decirlo así pero me suena como el culo. Entró de batería en un conjunto que comenzaba a despuntar entre la multitud de bandas que nacieron en la capital. Este grupo compondría en 1980 la canción que más me gusta de toda La Movida, con ese estribillo de letra impecable y evocadora… Y yo te buscaré en Groenlandia, en Perú, en el Tibet en Japón, en la isla de Pascua. Y yo te buscaré en las selvas de Borneo, en los cráteres de Marte, en los anillos de Saturno. Jorge Sánchez, -el golfo pequeño- fue el batería de Los Zombies. En la segunda etapa, eso sí.

El mayor, Manuel Malou, entró en lo que los instruidos llaman un grupo seminal; dícese de la formación que reúne a los integrantes de diversas bandas posteriores, conocidas e influyentes. El grupo se llamaba Plástico. Allí cantaba un jovencísimo Eduardo Benavente, que marchó en 1980 para formar parte de Alaska Y Los Pegamoides. Manuel Malou entró para cubrir la plaza de vocalista y como tal grabó el único single editado del grupo. “Nieva”, se llamó. La cara B tenía la canción “Mil espejos” impresa en los surcos.

Hicimos un single que no me gustaba nada, el productor Honorio Herrero me hizo poner voz de gilipollas”, son palabras de Manuel recordando aquella época. Quizá por eso, en su página web hay muy poca referencia a “Plástico” y bastantes más a “Los Golfos” o “Manolo y Jorge”. El grupo fue de los primeros de aquella Movida en tener un single gracias a los contactos de Malou con su antigua discográfica RCA. Pero pronto se disolvió debido a las distintas inquietudes de sus miembros, a saber: Toti Árboles-batería. Emilio Estrecha-bajo. Manuel Malou Sánchez-voz. Rafa Gutiérrez-guitarra.

Tras la separación, Emilio Estrecha fue el bajista de Olé-Olé. Toti Árboles tocó la batería en muchos grupos tan conocidos como Alaska y los Pegamoides, Parálisis Permanente, Dinarama, La Unión o La Frontera. Rafa Gutiérrez formó un grupo que cambió de nombre varias veces con mucha rapidez. Primero se llamaron “La Burguesía Revolucionaria”, luego “Los Residuos”, después “Los Bonitos Redford”, hasta llegar al definitivo de “Hombres G”. Y Manuel Malou -el golfo grande- al contrario que sus colegas más poperos, se inclinó hacia el punk y fundó los grupos “Ratas de Lujo” y “Toreros”. En este último volvió a coincidir con su hermano pequeño Jorge -que ahora lucía el alias de YoYo- y grabaron un disco que según algunos se llama “After Olé” y según otros “Porom pompero”. Es cierto. Es que el punk es así de anárquico. En algunos sitios la formación aparece con el nombre “Toreros After Olé”

Como el punk en España nunca fue muy exitoso, los Toreros tampoco tuvieron una vida muy larga. Además la prensa de la época dedicada a las músicas modernas, los fusiló. Llegaron a decir de ellos que eran un grupo “prefabricado que huele a podrido”. Lo de prefabricado se debía a que gracias a los contactos de Manuel Malou que llevaba en el mundillo desde siempre, Toreros consiguieron grabar su disco en un estudio profesional, el Laurensis de Ámsterdam. La envidia es mala y fue implacable con ellos. Cualquier grupo de punk se las veía y deseaba para conseguir siquiera un local de ensayo medio decente o unos técnicos de sonido que no se llevaran las manos a la cabeza. Sirvan las palabras del cantante de otro grupo “hard” de la época -Tarzán-, para explicar lo que digo:

El Indio escribió:«Cuando llegabas a un estudio y colocabas el ampli como en el local de ensayo, te decían “chaval, ¿dónde vas? Así no se puede tocar [...] nos vas a romper los micros”. Nos engañaban de mil maneras para que grabáramos con el ampli al 2, cuando nosotros ensayábamos siempre con los amplis al 7 y al 8, y… realmente nos lo creíamos y hacíamos el gilipollas, y siempre decíamos “¿porqué a los guiris les suenan tan bien las guitarras y a nosotros a chichinabo?”…»
Lo de que “olían a podrido” fue porque la crítica no supo comprender que el recurso a la estética taurina y la parodia del éxito de Manolo Escobar, en realidad eran una burla a todo lo tradicional y castizo. Precisamente vieron lo contrario -qué buen ojo-, y en las reseñas que se hicieron del disco se les tachó de recurrir a lo de siempre, al folclore y la pandereta. A continuación El Porom pom pero de Toreros -After Olé-. Como es preceptivo en el punk, la letra se entiende con dificultad. Mejor la escribo.

El trigo entre todas las flores
ha elegido a la amapola,
y yo elijo a mi Dolores,
k me chupe bien la polla
Y yo, y yo elijo a mi Dolores
ke es la flor más perfumada,
Dolores, Lolita, Lola.

Porompom pón, poropo, porompom pero, peró,
poropo, porom pompero, peró,
poropo, porompom pon.

El cateto de tu hermano
que no me venga con leyes,
es payo y yo soy gitano
Anarquía en Albacete
que es payo y yo soy gitano,
si es payo yo soy gitano.
Anarquía en Albacete

Porompom pón, poropo, porompom pero, peró,
poropo, porom pompero, peró,
poropo, porompom pon.

Verde era la hoja, ,
seca era la rama.
Debajo del puente
me tiré a tu hermana”

Porompom pón, poropo, porompom pero, peró,
poropo, porom pompero, peró,
poropo, porompom pon.

Después de muchos tumbos y bandazos, Manuel regresa a las raíces gaditanas y al flamenco. En 1990 ya bajo el nombre de Manuel Malou, publica “Extraños Seres”. Fue editado por el sello Polydor France y tiene bastante éxito en la tierra del croissant. Aquí en España pasó desapercibido. Cruza los Pirineos y fija la residencia en el país galo.  Gracias al aprecio que le tienen por allí al gitaneo, gana reputación como artista racial. Se convierte en un intérprete reputado y respetado.

En 2004 forma su última banda hasta ahora, Bumba Rumba. Como el propio nombre indica, vuelve a la rumba con la que empezó cuando era el Golfo grande, pero más flamenca y menos pop. Ha producido a multitud de artistas -Peret, Los Amaya, Andy y Lucas, José el francés…-, ha colaborado con otros tantos -Manu Chao, Niña Pastori…-, ha realizado bandas sonoras para películas como la francesa “Felpudo Maldito” y las españolas “Taxi” de Carlos Saura, o “Torrente, el brazo tonto de la ley”. Ahora anda con su último proyecto en solitario. Desde que cantara aquello de ¿qué pasa contigo tío?, este hombre no ha parado. En realidad incluso antes. En 1969 ya ganó un concurso de Flamenco en París con muy poquitos años y con el nombre artístico de Lolito. Mi más sincera admiración y que la mayor de las suertes lo acompañe.

Escribo este artículo a modo de… disculpa. Sí. Disculpas a los personajes que han aparecido en esta categoría de Portadas Infames; reconociendo que detrás de una carátula horrenda -incluso de la más insospechada como la de Los Golfos- se esconden músicos con una historia que merece algo más que un insulto, una ocurrencia graciosa (o no), y un desprecio frío. Vaya pues para los anteriores y para los que vendrán.

 

 

Relacionado... de alguna manera:

7 Ocurrencias en “Los Golfos”

  1. Anónimo dice:

    Me parece que el seguimiento que has hecho como lo relatas de este grupo de una manera sencilla es propio de un profesional de la informacion que hojala algunos llamados profesionales del medio copiaran .

    • Grushenko dice:

      Gracias hombre, ¡qué más quisiera yo que ser un profesional! pero muchas gracias. Encontrarse por aquí con gente que se molesta en escribir unas líneas, es muy agradable. De verdad. Me gusta hasta cuando escriben para criticarnos.
      Muchos saludos.

  2. Anónimo dice:

    hola,gracias por darle dignidad al arte de sobrevivir en la musica ,imagino que al jorge no le fue tan bien,ser un golfo tiene su momento y que gustito mientras las madrugas tienen compas,levanto mi copa por tosssss los golfos,saludos

  3. Anónimo dice:

    Hola quisiera por favor si alguien sabe algo de estos chicos, Los Golfos, soy una amiga de ellos de Venezuela, pero hace mucho que perdí contacto y me encantaría poder retomarlo, al igual con el que era su manager, en el año 76 y 78, que se llamaba Luis.
    Agradezco cualquier información que me puedan suministrar. Gacias.

  4. Anónimo dice:

    Hola amigo Grushenko, me ha gustado mucho tu artículo sobre Los Golfos. Llegué a esta página buscando la carátula de su primer LP “Que pasa contigo tío”, el cual tengo desde chaval. Ahora lo ripeé a CD para recuperarlo del vinilo. on el paso de los años me doy cuenta que pudieron hacer mucho más con este grupo, (a los productores me refiero), no sonaban mal y las voces eran buenas. El nombre del grupo ya era erroneo, otro les hubiese beneficiado más, era nombre para un éxito, un verano y ya está. Todas las canciones del LP iban por el ismo sendero, y eso cansa, debieron de meter alguna canción seria, baladas etc. Su canción preferida para mi es “la pesadilla que me come el coco”, la letra pega con un grupo infantil y la música tiene su encanto.

    Sin más, un saludo. Miguel…Cadiz.

    • Grushenko dice:

      Otro saludo para ti y gracias por tu opinión favorable. Coincido en que tanto “Los Golfos” como “Manolo y Jorge” fueron dúos desaprovechados. Los hermanos cantaban bastante bien y sus voces empastaban genial (como suele pasar cuando se mezclan voces con estrechos vínculos de sangre).

Deja una ocurrencia